Sí pero no, no pero sí.


¿Cuántas semanas tienen que pasar hasta que se te cierran los agujeros de las orejas? Creo que esta es la cuarta semana que no llevo pendientes y empieza a preocuparme que se me cierren los agujeros…o bueno no, en realidad es algo que no me preocupa, más bien me da igual.

También me da igual llevar el pelo liso como una tabla y no pasarme 15 minutos todos los días dándole forma para lucir algo de volumen en la melena. También me da igual mi fondo de armario. En realidad, los básicos se han reducido a 3 mallas de andar por casa, alguna camiseta y un par de chaquetas. Eso sí, para trabajar sustituyo camiseta por camisa, por eso de estar más mona delante de la videocámara, porque no nos vamos a engañar, todas la utilizamos un poco como espejo para tener una idea de cómo nos va a ver quien se encuentre al otro lado de la cámara…

Me da igual no haber puesto hoy la lavadora – al final he tenido que comprar otra, así que lo poco que había ahorrado de gasto el mes pasado, ya me lo he liquidado, y eso no me da igual, las cosas como son. En cambio, no pasa nada por no haberla puesto a funcionar, pues no hay nada que tenga que estar limpio para mañana, porque mañana podremos estar vestidos con cualquier cosa…

Hoy está siendo un día jodido. Tendría que estar escuchando la llamada de mis padres avisando de que ya estaban llegando a la casa de la playa y haciendo la bolsa para unirme a ellos mañana. Tendría que estar pensando en las torrijas que la Paca nos habría mandado con madre para estos días. Tendría que estar feliz porque llegan las vacaciones de Semana Santa y me esperarían dos semanitas por delante para no tener que ir corriendo por las mañanas detrás de las niñas como pollo sin cabeza para llegar a tiempo al cole y a la oficina.

Egg-hunt is coming

Pero no, estoy aún delante del ordenador, las niñas han terminado el cole, comenzado sus vacaciones y durante las dos próximas semanas tendrán que ver cómo ocupar tantas horas del día, hasta ahora muy bien ocupadas por el cole…y mis padres están confinados a cientos de kilómetros de mi. Y del trabajo, ¿para qué vamos a hablar?, presiones, preocupaciones,…

Total, que mi estado de felicidad ahora mismo está en -7… Y ¿qué se puede hacer para mejorar la cosa? Pues ahí va mi receta:

  1. Apagar el ordenador
  2. Mandar a la mierda todos los malos pensamientos que hay dando vueltas por mi cabeza.
  3. Tomarme un café y si de mi dormitorio a la cocina se me antoja tomármelo con algún dulce, así lo haré y no quiero historias de que si es hambre emocional ni leches. A tomar viento el hambre emocional y todos los obsesionados por controlarlo.
  4. Voy a salir a que me dé el sol – eso sí, con mi protección solar SPF50- mientras me tomo el café.
  5. Voy a buscar la clase que mi Jenny habrá colgado hoy en youtube y me voy a poner a sudar como una loca con su Dance Fitness. Gracias @jennifer.dancefitness porque estás siendo mi fuga de escape estos días.
  6. Me voy a duchar y volverme a poner las mallas, o no, mejor me voy a poner ya el pijama
  7. Me voy a abrir una cerveza. Fin.

Sólo hay una manera de darle la vuelta al día cuando éste esté siendo malo y es cambiándolo tú. Así que cuando te toque, cuando estos días te de la bajo a, busca la manera de darle la vuelta a la tortilla y hazlo, porque nadie va a venir a hacerlo por ti.

Feliz finde y feliz encierro.

PD –¿ Te has dado cuenta de que este año nadie estará fardando de vacaciones mejores que las tuyas?…Por primera vez nos jodemos todos sin viajar! #YoMeQuedoEnCasaYTuTambien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s