Una de recuerdos


Hay muchos momentos, de los que he vivido con mis bichos hasta ahora que nunca olvidaré, pero hay algunos que, de sólo recordarlos, hacen que se me salten las lágrimas. Hoy pensando, especialmente he recordado tres.

El primero de ellos es cuando, de repente un día, descubres que tus criaturas son capaces de mantenerse de pie por sí mismos. Ya no es necesario sujetarlos como a un chimpancé sobre tus caderas, mientras te destrozas el cuello y los brazos para meter la compra en el coche; o al sacar la cartera en la farmacia para pagar algo, porque total, ¿para qué vas a sacar el carrito si comprar apiretal no te va a llevar más de cinco minutos? – claro, que nunca cuentas con que va a haber cola, nadie te va a ceder el paso y encima, el señor de delante, muy amable, eso sí, piensa tomarse la tensión. El día que descubrí que mis hijas se sostenían de pie por sí mismas, sentí que recuperé un poquito de esa libertad que un día cedí en usufructo para ellas.

Otro de los momentos inolvidables en la vida de cualquier padre, creo yo, es aquel en el que por fin puedes salir de casa, casi tan rápido como hacías cuando no estaban tus enanos…Atrás queda la época en la que salías con ocho tomas de biberón por lo que pudiera pasar, más las mudas de cambio para todas las regurgitaciones; y pijamas varios, por si surgían planes hasta la noche. De repente un día, te ves saliendo de casa con ese bolso de auxiliar de enfermería que siempre llevas y como mucho unas galletas por si empiezan con el “tole tole” de que tengo hambre. Ese día, vuelves a recuperar otro poquito de esa libertad, y si son capaces de abrocharse el cinturón del coche por sí solos, te crees que estás criando a los hijos más independientes del mundo entero.

Pero si hay un momento que me eriza hasta los pelos de las palmas de las manos y me produce mariposas en el estómago, es el que llega ese día en que, por fin, consigues ir al baño y sentarte SOLA en el trono. ¡Ese día, como poco, sientes que llevas puestas las alas del anuncio de Red Bull! ¿Por qué a todos los bebes les entra el síntoma de abandono justo cuando a ti te da el apretón?¿Por qué, cuando ya no son tan bebes, siguen teniendo la necesidad de estar ahí dentro contigo, aguantando un aroma que, como tú y yo sabemos, sólo lo podemos soportar nosotros mismos? ¿Por qué tengo que pasar por sentarme en el trono con un pequeño ser sobre mis rodillas? ¿Y si consigo que se queden sentadas viendo la televisión, por qué tengo que hacerlo a puerta abierta, como si estuviera en una cárcel? En fin, el día que me encontré esta foto me sentí no sólo identificada, sino que también consolada…ya la madre de Marco, mi primer amor platónico de la infancia, marcó tendencia.marco

Dicen que las cosas se valoran más cuando se pierden, y te puedo asegurar que estas tres situaciones que te acabo de contar, las tengo casi que hasta sobrevaloradas.

Es por eso que cada vez que saco un hueco para salir a comprar sola, sin tener que tirar de nadie o poder ir al baño a puerta cerrada – aunque sea escuchando al otro lado un “¿estás haciendo caca, mamá?” – soy capaz de saborear el momento con la sensación de estar viviendo el mejor momento del día. Y a esto, creo yo, es a lo que se refieren los estudiosos cuando hablan de disfrutar de las pequeñas cosas del día.

Así que esta mañana, como casi todas las mañanas, he saboreado y disfrutado mi momento de libertad, mientras conseguía desayunar y escribir estas líneas sin nadie reclamando mi atención detrás. No importa lo ajetreado que se te presente el día, porque ese momento, dentro de las 16 o 18 horas – según lo que consigas dormir – que tienes para hacer cosas, siempre termina apareciendo, y tienes que saborearlo y disfrutarlo a conciencia, porque es tuyo y solo tuyo…¡Disfrútalo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s